Loading cart contents...
View Cart Checkout
Cart subtotal:

Nace en Carora, Municipio Torres, Estado Lara (1.965) egresa de la Escuela de Artes Plásticas “Martín Tovar y Tovar” (1.990) Barquisimeto, Estado Lara; realizó cursos libre “Color Línea y Forma”, en el Instituto “Armando Reverón” (2001), Caracas.

Conocido como el pintor de la aridez uno de los pocos artistas larenses, que utiliza la tierra como elemento netamente pictórico, es un trabajo que destaca una crítica a la destrucción de la naturaleza, partiendo de elementos como alambre, madera, ganchos y diversos objetos que cobran vida al intercalarse con la tierra. Utiliza la técnica del temple de huevo, que consiste en prepara los pigmentos con este solvente preparado en base de huevo aceite de linaza y agua y que es una técnica ya casi extinguida entre los artistas de hoy día.

Esta presente en diversas colecciones. Como Universidad Yacambú. Universidad de Carabobo, Energía Eléctrica de Oriente, Gobernación de los estados Sucre, Bolívar y Monagas Ateneo de Porlamar, Ateneo de Barquisimeto, Museo de Barquisimeto, Ateneo de Valera, Universidad de San José, Costa Rica, Museo de Antioquia Colombia y en Colecciones Particulares.

Hombre sencillo, pintor, con alma de poeta, artista…

Nos presenta una muestra de sus últimas creaciones, obras reflexivas, cargadas de emoción, color y amor por nuestra tierra. Evíes artista dedicado viene representando paisajes tomados de una visión inusual, de imaginar y descubrir las formas y composiciones de la tierra, observada desde las alturas, en este caso desde la altura de su alma sensible, logrando lo que él llama “Paisajes Abstractos”, depurados, serenos; el color y las formas se relacionan creando armónicas composiciones. Su obra es producto de años de investigación afanosa, de depuración y dedicación vocacional al oficio de pintar.

“Para mí el paisaje es la gente, es la ciudad, es el mundo. Son las ciudades con sus collares de sueños y sus pendientes de tristeza, son los pueblos recostados sobre las faldas de las montañas con su cobija de neblinas y sus espejos de ilusiones, son los caseríos hundidos entre barrancos de olvido y sus mujeres orantes ante un fogón encendido con los ojos llorosos y la voz ronca como la noche misma”.

Antonio Evies

  • Adding to cart
  • Adding to cart