Datos que no sabías de Leonora Carrington

 Brillante, soñadora y visionaria.

Leonora Carrington Moorhead (Inglaterra, 6 de abril, 1917- México, 25 de mayo, 2011), desarrolló un lenguaje artístico determinado por diversos temas como el mito céltico, el simbolismo alquímico, el gnosticismo, la cábala, la psicología junguiana y el budismo tibetano, según la Artstudio Magazine.

En opinión de la historiadora en arte Mercedes Sierra Kehoe, Leonora Carrington logró recreaciones y creaciones que hizo mitológicas. “Fue un gran ser humano que atravesó diversas facetas en su vida y del mundo que le tocó vivir. Eso la llevó a desarrollar una sensibilidad que plasmó en toda su obra”, dijo en entrevista a Conaculta.

La integrante del Seminario de Muralismo del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, explicó que fueron varias las aportaciones de la artista, fallecida el 25 de mayo de 2011.  



“Leonora Carrington llegó a México en la primera parte del siglo XX con un cúmulo de experiencias y vivencias, tanto de vida como de los sucesos por los cuales transitaba el mundo. Realmente tenía una relación con André Bretón, con Max Ernst, quien fue su primera pareja, de esto derivó mucho lo que Leonora siguió desarrollando ya años después traída a México por Renato Leduc”, explicó.

La pintora, escultora, grabadora, escritora, dramaturga y escenógrafa, desde pequeña estuvo familiarizada con los mitos celtas, muy presentes en sus cuadros y obras de teatro, a los que sumó los mundos mágicos y fantásticos que descubrió en México. 

Sierra Kehoe comentó que el surrealismo en sí mismo fue el eje en la obra de Leonora Carrington,  de quien seguramente hay facetas que no se le conocen todavía.

“A través del tiempo seguiremos encontrando nuevas obras que a lo mejor sus hijos tengan, de pronto nos vuelva a sorprender como ella siempre lo hacía. Fue una mujer que no le gustaban las luces y el aparecer en público”.



La artista fallecida a la edad de 94 años, a quien la investigadora la investigadora, la define como brillante, soñadora y visionaria; representó a una de las exponentes con mayor creatividad en el ámbito mundial.



“Tal vez pueda pensar que el Autorretrato en el Albergue del Caballo de Alba es la obra que retrata en mucho la forma de pensar de Leonora Carrington, pues en ella se enmarcan procesos de vida y está muy cercana a los animales y las plantas”.

La especialista lamentó que actualmente el arte contemporáneo se está ocupando más “por las justificaciones que por la obra en sí misma”. Lo que no permite voltear hacia atrás y hacer una retrospectiva sobre la obra de Leonora Carrington. “Es muy poco el interés de nuevos investigadores o de los jóvenes en ver y analizar el legado que nos dejó la maestra.



“Leonora Carrington fue el último eslabón del surrealismo directamente en México. Después de ella ya no nos queda nadie”, puntualizó la académica.



En exhibición

La obra de la pintora, escultora, grabadora, escritora, dramaturga y escenógrafa aún no ha sido vista en su totalidad, a dos años de su fallecimiento se han dado a conocer esculturas inéditas realizadas por la artista, así como publicaciones.

Como ejemplo está el más reciente  libro editado por el Fondo de Cultura Económica, Leche de sueño, el cual incluye los cuentos que la artista leía a sus hijos, Pablo y Gabriel Weisz, en los años cincuenta. 

La publicación integrada por nueve cuentos, escritos e ilustrados por la creadora de imágenes mitológicas, señaló Gabriel Weisz, es un trozo de intimidad familiar que él y su hermano tenían con su madre y el cual evoca recuerdos peculiares, la mayoría de ellos suscitados durante su infancia.

Los cuentos hablan de monstruos y aventuras, cuentos para gente que piensa y que quiere imaginar. “La obra presenta dos narrativas, una escrita y otra ilustrada, dialogan una con la otra, pero tienen un diálogo extraño que hay que descubrir”, apuntó Weisz.

El libro Leche del sueño está conformado por los cuentos Juan sin cabeza, El niño Jorge, Humberto el bonito, El monstruo de Chihuahua, El cuento feo del té de manzanilla, Negro cuento de la mujer blanca, La gelatina y el zopilote y Cuento repugnante de las rosas.

Exposiciones

En la Plaza Mayor de Torreón, Coahuila, se exhibirá del 29 de mayo al mes de julio la muestra Universo Fantástico, integrada por 15 piezas de bronce de gran formato (un metro y medio a dos metros de altura) provenientes de diferentes colecciones.



La exposición en la que se podrán ver a los personajes de la Diosa Babilonia, Máscara de la diosa emplumada, Nigromante y Dama con tocada, ya se encontraba en exhibición pero tuvo que ser resguardada debido a los conciertos masivos que se llevarán a cabo en este lugar con motivo del festival “La calle es de todos” que se realizará del 15 al 26 de mayo.



En la Ciudad de México el Hotel Intercontinental Polanco exhibe la muestra El laberinto de Leonora, integrada por  búhos, camaleones, cocodrilos, hechiceros, cabezas de pájaro y otros personajes fantásticos creados por la artista plástica que el poeta Octavio Paz dijo era un personaje delirante, maravilloso. 



En total se muestran 16 esculturas en bronce, pertenecientes a la serie “animales fantásticos”, realizadas en 2010 por la artista y José Sacal, mismas que se exhibirán hasta el próximo 6 de junio.

En el Cenart

Leonora Carrington y sus personajes fantásticos, termina su exhibición este domingo 26 de mayo en la Galería Juan Soriano de la Biblioteca de las Artes, del Centro Nacional de las Artes. La muestra presenta 29 esculturas inéditas en bronce, 25 de mediano formato, tres miniaturas en plata y una monumental de tres metros de altura. Además de 20 imágenes inéditas que acompañan la muestra.

Personajes fantásticos como Jaguar  en la noche, La Dragoneza, Máscara carnívora, Cantante muda, Elefanta, Inventora del atole, Gato de la noche, Camaleón y Libelulix, integran la exhibición que se espera pueda recorrer diversas partes de la ciudad de México y la República Mexicana.